Cómo estar lista para tener la relación que uno quiere.

Durante cualquier noche al caminar por Lincoln Road en Miami Beach, puedes ver parejas agarradas de la mano, hombres abriéndoles la puerta a sus novias e incluso cargando sus bolsas de compras de “Zara”. En Ciudad de México puedes ver a varios hombres y mujeres abrazándose mientras curiosean por el centro de Santa Fe. En la ciudad de Panamá no es inusual ver parejas demostrando su afecto en el Metro subterráneo.

Si ves a estas parejas con anhelo y no entiendes por qué, a pesar de que lo has intentado, al salir con “dates” hay cero química entre ustedes, déjame decirte que esto es más común de lo que crees. La realidad es que querer tener una relación romántica y estar lista para ella son cosas muy distintas. Para poder llegar a ese lugar en tu vida, donde puedas disfrutar de una hermosa relación de pareja, tienes que seguir el consejo milenario desde la época en que Sócrates exclamó: “Conócete a ti mismo”; primero que todo, tienes que amarte a ti misma.

Si eres introspectiva por naturaleza, tienes un camino ganado. Trabajar en tu crecimiento personal es un proceso que requiere tu atención consciente y que le dediques tu tiempo. 

Estar lista para tener una relación no solo implica estar lista para el amor, sino también para enfrentar todo lo que nos ha afectado a lo largo de los años: heridas del pasado, nuestras inseguridades, hábitos que heredamos de nuestros padres y que quizás ni nos dimos cuenta que nos hacían daño, y mucho más. Puedes empezar con esta pregunta: ¿cómo era la relación entre tu madre y tu padre? Pensar en todo esto puede ayudarte a descubrir que tan lista estás realmente para tener una buena relación sentimental. 

Comienza con Preguntas 

Pregúntate “¿para qué quiero estar en una relación?” Y “¿Qué quiero lograr en esta relación?” Muchas veces buscamos estar en una relación para evitar el trabajo de explorar por qué sentimos dolor o frustración al estar solas. Por esto es que nos involucramos en relaciones, para no tener tiempo libre y dar toda nuestra atención a alguien más, y así no enfocarnos en todas esas cosas que nos hacen vibrar en una frecuencia negativa. Desde simples cosas como no querer procesar el aburrimiento cuando estamos solas, o asuntos más importantes como querer sanar viejas heridas con nuevos amores. Caemos en estos hábitos consciente o inconscientemente al salir con los hombres, por eso es tan importante que empieces a ser honesta contigo misma, sin juzgarte. Es desde ese lugar de autoreflexión, en el que puedes cambiar de dirección para atraer al amor a tu vida por las razones correctas.

Reconoce el valor de amarte a ti misma 

Buscar una relación desde un estado positivo de amor a ti misma, confirma que no solo estás lista para atraer a una pareja a tu vida y tener una relación saludable, sino también, te hará más atractiva frente a tus posibles parejas cuando las conozcas por primera vez en un “date”. “Atraemos personas cuando somos fieles a nuestra alegría”, expresa la fundadora de Lioness, Stephanie Redlener. Genivieve Rudolf, asesora de relaciones, también hace eco de esta afirmación. “Desde este lugar de satisfacción, puedes escoger a tu futura pareja, en vez de conformarte con cualquiera que llega a tu vida”. Amarte a ti misma también te permitirá procesar con mayor tranquilidad y claridad las situaciones de stress y los juicios que inevitablemente se generan al tener una nueva relación.

Todos conocemos esas personas que se meten de lleno en su relación y adoptan todos los hábitos e intereses de su pareja, y abandonan los suyos. A largo plazo, estas experiencias llevan a tener una relación codependiente o que uno de los dos se sienta asfixiado. Construir tu amor propio y tu sistema de apoyo te asegurará que, no importa lo que ocurra en tu relación, tienes tu propia vida para sentirte realizada. Es muy valioso comenzar una relación con emoción y con seguridad, en vez de necesidad. La experta en relaciones Elana Meta lo resume perfectamente: “Sé que estoy lista para el amor cuando me veo al espejo y me amo, haciendo eco de ese amor a alguien más”. 

Trabaja para resolver tus problemas 

Incluso si al comenzar una relación sin estar lista no te conlleva de inmediato a una falta de independencia o ese deseo de aferrarse a la otra persona, estos problemas van a empezar a surgir eventualmente. Sentirse ansiosa por el tiempo en que tarda en responder un mensaje de texto, tratar de que tu pareja vaya a un ritmo más rápido (o incluso más lento) del que están acostumbrados, o caer en un patrón de reaccionar impulsivamente cuando tu pareja hace algo que te molesta, son todos signos de que estás iniciando una relación con asuntos anteriores no resueltos. Esto no significa que no puedas trabajarlos mientras tienes una relación saludable,

pero es necesario que logres ser más consciente y te comprometas a lidiar con estos asuntos para que logres comenzar tu relación de una manera más productiva y sostenible en el tiempo. 

“Yo pensé que estaba lista para el amor porque pasé dos años trabajando en mi misma, pero nada me preparó para todo el trabajo que requiere mi actual relación”, afirma Ashley, de 26 años. “Haber hecho un trabajo introspectivo es invaluable porque me enseñó a expresar mejor lo que sentía, al tener mis propios intereses y no los de mi novio, y también me enseño a dejar de ser codependiente. Todavía sentía miedo y ansiedad al igual que en otras relaciones, solo que esta vez tenía las herramientas para procesar todo esto mucho mejor que antes.

Sal y trata de pasarla bien 

Sabes que estarás lista para una relación cuando tus “datings” te emocionan y te divierten. Y sí, experimentar muchos “datings” puede hacerte sentir que te toma mucho tiempo, especialmente si has salido con personas con las que no te sientes completamente a gusto. Pero intenta mantener una actitud positiva, por más difícil que sea, esto puede marcar una gran diferencia. Si sales con alguien quien no te interesa volver a ver, trata de tomar lo mejor de esa experiencia y tómala como una oportunidad para afinar que es lo que verdaderamente te gusta y deseas.

Entender lo que realmente quieres y necesitas te puede ayudar a sentirte más cómoda para que no tengas que experimentar “dates” aburridos una y otra vez. Excusarte después de tomarte un trago o media hora después es totalmente aceptable. Ahorrar tu energía te ayudará a darle la bienvenida a nuevos “dates” sin sentirte tan presionada y con una mejor actitud, lo que eventualmente te ayudará a conocer a tu pareja deseada.