Mujeres latinas, arte y auto consciencia

Por generaciones, las mujeres latinas fueron criadas en función a complacer a su futuro  esposo, desde la forma en que había que vestirse hasta cómo debían comportarse. Y  en ese intento de complacer al otro, poco espacio quedaba para que se conocieran a sí mismas, sus deseos y sus metas; lo que eventualmente ocasionaba no sólo  incontables fracasos en el amor, sino también relaciones poco saludables con sus  parejas. A pesar de los avances que han tenido las mujeres latinas hoy en día,  especialmente a nivel profesional, en el terreno del amor todavía hay un largo camino  por recorrer. 

Vanessa Q Martin, mujer de negocios, artista y escritora, vivió durante gran parte de su  vida en Centro América y pudo evidenciar cómo las mujeres latinas tenían muchas  prioridades: su vida familiar, su trabajo, complacer a sus padres, sus círculos de  amistades, excepto escucharse a ellas mismas. Con sorpresa Vanessa pudo notar  cómo estas mujeres siempre ponían sus propias necesidades de último y en muchos  casos, como no conocían lo que verdaderamente querían en sus vidas. Era como si  andaban en piloto automático a un destino desconocido, en el que los desaciertos,  especialmente en el amor, solían ser frecuentes en la vida de estas mujeres. 

Y es así como Vanessa descubrió uno de sus roles más importantes: ayudar a las  mujeres latinas a encontrarse a sí mismas y a descubrir lo que ella denomina sus  propios “Mi Norte”, el compás interno que les indica qué es lo que realmente quieren y  hacia dónde deben dirigirse para alcanzar lo que realmente les satisface. A través del  arte, técnicas de introspección y ejercicios de auto consciencia, Vanessa desarrolló una  serie de herramientas que le permiten a las latinas entenderse a sí mismas y descubrir  sus fortalezas, sus poderes para eventualmente superar asuntos no resueltos, liberarse  de paradigmas y luchar por lo que verdaderamente desean.  

“El arte como forma de expresión es clave para el auto-descubrimiento” comenta  Vanessa Q Martin, “a través de auto-retratos, ilustraciones, collages y la valoración de  los profundos deseos a través de herramientas estéticas, las mujeres latinas a las que  he asesorado han descubierto sus más intrínsecos anhelos y también sus tristezas,  que por muchos años no les permitían seguir adelante”. Para Vanessa, la era de la  información y la tecnología representa una oportunidad grandiosa para el arte, el auto descubrimiento y la sanación. “La tecnología nos permite tener al alcance de nuestras  manos una cámara fotográfica, un canvas infinito y millones de paletas para darle color  a nuestras vidas, está en cada una de nosotras adoptar el arte y los valores estéticos  para expresar lo que verdaderamente queremos, luchar por ello y tener un impacto  positivo en nuestras comunidades.” 

He aquí algunas de las mujeres latinas quienes, a través del arte, están generando  cambios positivos no solo para ellas mismas, sino también para las comunidades que  las rodean:

Marta Minujín – Argentina 

Artista plástica con obras de carácter conceptual, pop y de acción, quien revolucionó  las normas sociales preestablecidas. Ha desarrollado arte psicológico, político e incluso  ambiental. En 1983, celebra el retorno de la democracia en Argentina con su obra El  Partenón de Libros, formado con libros prohibidos durante la dictadura militar.  

Paz Errázuriz – Chile 

Fotógrafa quien documentó la vida en las calles de Santiago de Chile durante la  dictadura militar. A lo largo de su trayectoria, Paz ha mantenido su compromiso de  mostrar espacios cerrados y marginales. Sus imágenes retratan la realidad social y  política de un Chile en dictadura. También ha abordado en sus trabajos la marginalidad  y la identidad de género. 

María Evelia Marmolejo – Colombia 

Artista de performances feministas, muy conocida por tocar abiertamente en sus obras  temas como la opresión política, el feminismo, el ambiente y asuntos socioeconómicos. A través de sus trabajos Marmolejo logra expresar su frustración de haber  crecido en una sociedad dominada por los hombres y como mujer, tener un rol inferior.  A través de su arte, logra tener un escape para expresar su rabia y la angustia  generada por la crisis política de su país, al igual que su propias luchas siendo mujer  en una sociedad machista.  

Margarita Azurdia – Guatemala 

Escultora, pintora, poeta y artista de performances, también conocida como Margot  Fanjul. 

Sus obras reflejan sus opiniones feministas y la contracultura. Es la creadora del  abstraccionismo conceptual. Sus esculturas reflejan imágenes reminiscentes del  realismo mágico de la literatura latinoamericana. En Guatemala, defendió los derechos  de los animales y exploró las nociones de los rituales de la vida diaria , el espacio y el  tiempo a través de la danza.  

Teresa Burga – Peru 

Artista multimedia precursora del arte basado en la tecnología. En 1980 y 1981, Teresa  realiza Perfil de la mujer peruana, una investigación multidisciplinaria que buscaba  analizar el estatus de las mujeres en Perú al evaluar sus características afectivas,  psicológicas, sexuales, políticas, educativas, religiosas, económicas y profesionales,  siendo un claro ejemplo de la segunda ola del feminismo en Latinoamérica.  

Judy Baca – Chicana: 

Artista y activista chicana, directora del proyecto mural que creó uno de los murales  más grandes del mundo, La Gran Pared de Los Ángeles. Judy hizo uso de los espacios  públicos para crear una voz y consciencia pública sobre la gente, la mayoría de la  población, que no está representada visualmente de ninguna manera. Como una mujer  Chicana, al iluminar la belleza y el poder de la cultura Chicana a través del arte público 

Judy empoderó a las mujeres de color y unió a las comunidades de Los Ángeles.  

Marisol – Venezuela 

Artista y escultora nacida en Francia, de padres Venezolanos. Marisol a través del arte  expresó su inconformidad con el rol de la mujer prescrito por la sociedad en el periodo  de postguerra. Marisol también desarmó la idea de la femineidad y la presentó como  un concepto de ideas ficticias impuestas por el patriarcado.